54.Demonios

Si vas a tener demonios, procura que no entren en tu alma, ella es como una burbuja de jabón, que debe estar siempre limpia.

Su interior es de oxígeno, que tú inhalas a través de tus pulmones, por eso debes acariciar las emociones que contienen más aire.

Esas que te permiten respirar de forma expansiva, como si fuesen las alas del ave fénix.

Esas que son respiradas de forma continua, sin pausas de juicios internos.

Esas que te dan más de lo que tienes, sin llevarse nada después.

Esas que sin saber su nombre, sabrías respirar su aroma.

Si vas a seguir teniendo demonios, muéstrales tus respiración, ellos también entienden de emociones.

3 comentarios sobre “54.Demonios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s